Un nuevo modelo de fabricación

En BeePlanet Factory ofrecemos una solución pionera de almacenamiento de energía de segunda vida con un enfoque claro: la sostenibilidad efectiva.

Apostamos por un cambio de modelo en la fabricación de los productos, en concreto de las baterías. Creemos en un modelo energético basado en la reutilización de materias primas; ya que un modelo basado en energías no renovables conduce a la escasez, a un sistema energético más contaminante y más caro.
Emisiones

El 50% de las emisiones totales del vehículo eléctrico durante toda su vida útil proviene del proceso de producción. En este punto, el reciclaje, las estrategias de carga inteligente y aplicaciones de segunda vida contribuyen a reducir el impacto general.

Implicación

Evaluamos la contribución que tienen nuestros productos respeto del medioambiente y, también, su impacto. Realizamos una evaluación LCA (Análisis ambiental del ciclo de vida) y según este estándar, conseguimos ahorrar más de 4200 kg de CO2 sobre un ciclo de vida completo en comparación a una batería nueva.

Materias primas

Tenemos un impacto virtualmente cero en cuanto al uso de materias primas y biodiversidad en los ecosistemas durante toda la vida útil del producto. No es solo no contaminar, sino no utilizar materias primas críticas con un alto coste de extracción como puede ser el litio o el níquel.

ECONOMÍA CIRCULAR

Así planteamos nuestro modelo de negocio: desde el desmantelamiento, desarrollo, creación, venta y reciclaje.
Estamos integrados en un SCRAP (Sistema colectivo de responsabilidad ampliada del productor). Cada vez que colocamos una batería en el mercado, pagamos una tasa.
Al final de la vida útil de esa batería, nuestro partner la recoge y se recicla.

Existen diferentes métodos como la hidrometalurgia o pirometalurgia. El objetivo principal es extraer aquellos materiales que son críticos, como por ejemplo el litio; y se pueden volver a utilizar en baterías de primera vida para un vehículo eléctrico.

COMPROMETIDOS CON EL PLANETA

La filosofía BeePlanet se aplica a todo lo que hacemos y cómo lo hacemos.

Desde apostar por la movilidad eléctrica o la bici para llegar a la oficina,

hasta investigar en materiales biodegradables que generen el mínimo residuo para nuestros packagings;

pasando por colaborar en proyectos tecnológicos que contribuyen a cuidar del planeta.